Petistas querem retomar a mística dos núcleos de base no partido